Caso Martín “Garza” Cassineri: La justicia habilitó a Mateo a conducir

A siete años y medio de la muerte del basquetbolista de Santa Clara de Saguier, Guillermo Mateo, el conductor del vehículo que atropelló al joven podrá volver a contar con su carné de conducir, según lo estipula una resolución dela Cámaradel Crimen presidida por el Dr. Héctor Comes. Una decisión que ya comenzó a generar mucha polémica.

De acuerdo a la información recabada por EL TIEMPO,la Direcciónde Tránsito y el Tribunal de Faltas del municipio local, recibieron un oficio el pasado 7 de junio proveniente dela Cámaradel Crimen de los Tribunales ordinarios de nuestra ciudad. En la misma y bajo el sello de la secretaria del Dr. Comes, titular de dicha entidad, se expresa que bajo una resolución de fecha 17 de mayo del corriente año se procede a “rehabilitar en la facultad de conducir automotores a Mateo Guillermo” recordando que había sido inhabilitado oportunamente el 31 de julio de 2006.

De esta manera, el encargado de quitarle la vida al joven deportista que se desempeñaba en El Tala, podrá volver a manejar aún con una muerte a cuestas producto de un supuesto accidente de tránsito por un ataque epiléptico de quien iba al volante.

Cabe destacar que en la misma resolución consta que, para que Mateo tenga acceso a la licencia de conducir, los organismos oficiales deberán “requerir estudios neurológicos completos atento a los antecedentes epilépticos del señor Mateo Guillermo” tal cual versa el oficio.

La orden ya está librada y la polémica comienza a instalarse en una sociedad que pide justicia a gritos y que aún no deja de llorar la muerte de aquel joven que volvía de chatear con su novia unos días previos a la navidad del 2003.

 

“Es una burla más de la justicia”

Enfatizó Olinda de Cassineri, mamá de Martín, al ser consultada por EL TIEMPO sobre dicha resolución judicial. “Este chico jamás dejó de conducir, yo lo vi manejando yendo a bailar a los boliches de la zona” agregó y dijo “no creo en la justicia de los hombres que se alimenta de quienes están en los cementerios, creo en la de Dios que, en su momento, les hará pagar a la familia Mateo lo que nos hizo”.

Mientras se trata de mitigar el dolor, noticias como éstas reabren heridas que, aunque pase el tiempo, nunca dejan de sangrar. Muy amablemente y con la calma que solo la fe le trajo a su alma, Olinda nos atendió para oir esta insólita novedad. “Es otra burla más de la justicia” fue lo primero que señaló la madre del joven que encontró la muerte sobre bulevar 9 de julio de nuestra ciudad. “Para los jueces todo es chiste, burla, manteca al techo y donde hay dinero peor aún, es un factor fundamental para el chantaje de la justicia” manifestó agregando “nos sentimos burlados como muchos otros padres que pasan por situaciones similares a las nuestras y que a los que matan no les quitan el carné y andan por los pueblos como si nada hubiera pasado”.

“El padre tapa sus estupideces”

Remarcando que Mateo ya habría tenido otros accidentes “solo que el de Martín le salió mal”, Olinda destacó que “este chico nunca dejó de manejar, lo hacía sin carné pero conducía. Si yo hubiese querido habría puesto dinero para pescarlo justo cuando iba a la zona a bailar y a seguir con su vida de chico bien”.

Sin entender la actitud tomada por el padre del conductor “el Dr. Mateo, un médico de renombre y que se dedique a poner dinero para tapar las cosas y para que su nene vuelva a tener su autito” la señora de Cassineri señaló que “no se entiende que este padre tape todas las estupideces que ha cometido su hijo, con plata de por medio, todo queda oculto”.

Recordando el día del fatídico atropello, el 21 de diciembre de 2003, Olinda dijo que “no creo que haya tenido un ataque epiléptico en el momento del choque porque ninguna persona luego de sufrir eso puede abrir la puerta del auto de inmediato, ir a la casa, lavarse, cambiarse la ropa y contar al papá todo lo sucedido. No estaría en condiciones” dijo agregando “lo que sí sé es que mintió al sacar el carné la primera vez ocultando su enfermedad ya que en el juicio presentaron un certificado del Dr. Sfaello diciendo que lo atendía por epilepsia desde los 11 años”.

“Iba a Córdoba a dormir a un hotel”

Sin embargo y mientras más pasa el tiempo, las cosas que van saliendo a la luz nunca dejan de generar más dolor  e indignación “como si todo esto fuera poco tuve la posibilidad de ir al colegio donde supuestamente estaba cumpliendo este chico sus tareas comunitarias en Córdoba y cuando le pedí a la monja pasar para constatar que lo estaba haciendo, no me dejaron. Yo creo que iba a Córdoba a dormir a un hotel no a cumplir su sentencia” afirmó esta madre que debe seguir adelante con su vida mientras ve en libertad a quien le arrebató la de su hijo.

“Yo creo que esta gente algún día lo va a pagar porque confío en la justicia de Dios, no en la de los hombres que se llenan los bolsillos con quienes están en los cementerios” puntualizó agregando “sin embargo no creo que puedan dormir tranquilos, algo en su conciencia les debe estar repicado lo mal que hicieron”.

 Subrayando que “nunca tendrán tranquilidad mientras no cambien las leyes que se dejan chantajear por el poder, el renombre y el dinero” Olinda manifestó que “no se puede esperar nada de gente como este chico que para mí es un asco, un ignorante, un enfermo mental y pero aún su padre que teniendo una profesión reconocida en la ciudad permita y tape esas cosas”. A su vez agregó “para colmo dijo en el juicio que sus problemas se agudizaron cuando descubrió la doble vida de su padre y con la muerte de su madre. Mi marido también perdió a su mamá de chico y no anda por ahí matando gente”.

En diciembre se cumplirán 8 años de la desaparición física del “Garza”, ese muchacho que vino con toda la ilusión a cuestas a formar filas del club albo y que dejó su huella, su amistad y su alegría en cada uno de los que lo conocieron. Por su lado, la historia seguirá diciendo que fue una persona excelente. Mientras tanto y a pesar de tener un nuevo carné para conducir y dinero en los bolsillos, la otra parte seguirá siendo una página negra, una persona a quien la sociedad señalará como quien arrebató la vida de un ángel. Las muestras sobran y al final de cuentas, cada uno cosecha lo que siembra.

 

El accidente y el fallo de la justicia

El fatídico hecho sucedió el 21 de diciembre del 2003, cuando Casineri –hijo de una familia de Santa Clara de Saguier, un pueblo cercano a San Francisco- fue atropellado por el automóvil conducido por Mateo. Totalmente fuera de control, el auto ingresó unos18 metrossobre el pasaje peatonal Cangallo –adonde acababa de cruzar Martín. El impacto fue tan contundente que Casineri falleció en el acto.

El joven Mateo –hijo de un conocido médico de la ciudad- iba acompañado en ese momento por su hermano y dos amigos que estaban ubicados en la parte trasera del vehículo, y que, al momento de producirse el accidente, huyeron.

Casi nueve meses después de que el fiscal Oscar Gieco decidiera elevar a juicio la causa, el juez Correccional sanfrancisqueño, Mario Comes, resolvió beneficiar al acusado con la concesión de la probation, que es un método de tratamiento que la justicia impone a quienes han cometido infracciones con penas leves.

La probation deberá cumplirla realizando trabajos no remunerados a favor del “Hogar Virgen del Milagro de las Hermanas Dominicanas de San José” con domicilio en Córdoba Capital, durante un período de 2 años (10 horas semanales).

El juez dispuso también retirarle por tres años, la cédula de conducir a Mateo, y someterlo a tratamiento neurológico. Deberá acreditar esto cada seis meses.

Subir